Saul Velarde

El Balcón Dispositivo Parasitario es  ese “hueco abierto al exterior” que se hospeda, en un ambiente unitario elaborado colectivamente, escenario entrópico ideal donde  trazar  reorganizaciones de lo sensible, transformando en testigos principales, de una administración subvertida del espacio tácticamente homogeneizado, a quienes dentro de su inercia configuran el estadio de los que miran desapercibidos.

El Balcón  propone  a partir del 2011 un andamiaje  hecho de eventos performativos que descentralizan, intercambian y perturban las coerciones de la inercia perceptiva del locatario, el cliente y la propia inercia común de su mapadura consumista; se constituye como una máquina de transparentar e invertebrar el comportamiento perceptual de un tejido social condicionado en múltiples niveles por su pertenencia a un sistema regulado per se.

El Balcón despliega acciones devenidas de herramientas estilísticas y poéticas emplazadas en el territorio de lo real, que trazan una zona temporalmente autónoma que ha activado como acción directa: laboratarios pedagogicos, teatro, performance, artes visuales, danza, video, television y radio, fotografía y música, hasta convertirse en un observatorio desde el cual otear cómo en un lugar preciso como en un mercado se percibe y piensa el mundo.